lunes, 5 de julio de 2010

Lucía Joyce: ¡El artista soy yo!


Cristianada Lucía en bastardía por las ofuscaciones oculares del Padrón y rebabatizada Asombrosalviaje por afinidad entre el dedal de Estevanus y la flatosa flor de seto, nació bisoja Joyce Barnacle...Amor patris, objetivo, subjetivo, genitivo... 


Lucía debió de ser realmente asombrosa por azuzar el espanto de ese embotado voyeur que era Joyce –y salvaje lo es cualquiera que baile en bidimensional–, pero el seudónimo Asombrosalviaje, con el que le obsequió su padre, también contiene una remembranza nostálgica de viajes por piélagos de sal, criptograma arcano que refiere también al ambroso manjar umbroso de los Dioses olímpicos. Y aquí uno imagina a Joyce nutriendo a su vástaga con el néctar que ha robado a los conspicuos eternales, hasta cercenarle la lengua y escindirle el cerebro, que cerebro, en restitución de Babel. Babel-Babet-Bapte … osease, Bautizar-Babatizar-Babytizar…Habemus hibris… Hebifrenia: Enfermedad del adolescente, acaso la Babyzación de un alma. Portraid of the artist as a young man,  as a young dog. Realmente el artista es la adolescente Asombrosalviaje, y no la jactanciosa casuística jesuítica del artífice padre… blasfemo y fanático… más fáustico que fáunico… y arquitecto lingüero. ¡Míralo! The Walrus.

- The walrus? La foca?
- No, the wall rush.
- Como entonces? John lennon referia a Joyce y no a Carroll? 
-Claro, también hay focas joycianas que gritan GOO GOO G'JOOB, focas pardas que caen de muros… the gold rush- the wall rush- the walrus… la fiebre del oro, la fiebre del muro, la foca febril.
-Ah ya! la foca parda…el gordo Malachi Mulligan…Sí, nos vamos entonando.

Cuando Lennon cantaba, all together sonaba siempre a all to get there-all to get dark. Algo asi como…que todo el mundo se ponga ciego-que todo el mundo se vuelva oscuro, que es lo que pasa cuando Finnegan  se cae del muro y muere por borrachera, antes de resucitar cuando le dan un trago -y en ese muro encontramos el punto de convergencia de las paralelas oculares de la estrábica Lucía, que es donde intersecta la percepción y la conciencia -. El Wake de Finnegan es tanto wake como awake, es tanto funeral como despertar. Muere Finnegan y despierta la conciencia del cosmos en su primer día. El cosmos despierta de la pesadilla de la historia. Bob Dylan entiende de lo que habla Lennon y le envía un mensaje en cifrado con Ballad of a tin man, pero John no se queda con la copla…¿pero no habías leído Finnegan's?…Sólo por encima…Yo sólo por debajo…bastante por debajo.

Es pues Lucía Joyce la de three quarks for Muster Mark? o acaso es el Three quark for Mister Mark? quizá Tree quark for Montser  Mark? o acaso la Juana de Arco de Three quack for must erm arch…refiriendose a un personaje que siempre procura no ser visto ni conocido, acaso para no ser el rioveidele de la incomprensión, el riverrruns vico acomodicio. Es esta la dificultad: la plétora de profusión y el magisterio de desmenuzar, convencer e intranquilizar… o matar. Es como cortarse el pelo pidiendo en realidad sólo que te entretengan con el espejo quebrado de una sirvienta, que és una buena imagen del arte irlandés… y de ahí que sus obras sean comedias comoditicas comicas-cósmicas-conicas y los lectores sean vectores-sectores-actores a la vez que los críticos cítricos-cristicos-crípticos…y el escritor convertido en espectador expectante-expectorante-expurgante... Es esta la gran revolución literaria de Joyce. Dicen que reía de sus ocurrencias hasta irse por flatulencias viendo desarrollarse la comedia de los críticos, diletantes y pedantes. Él mismo era pedante, cabizabundo y meditabajo in vias rectum: por la via recta... por la via del recto.

En cualquier caso, fue el espíritu santo quien le dictó el Finnegan's wake a través de Lucía, pero allá donde él nada ella se vence en salobres, como inquiere Jung.  Es el retozo de Lucía y no la pluma de James quien libera la cognición de la apreciación. Por eso Lucía grita "EL ARTISTA SOY YO". Claro que la ingresan en un psiquiatrico porque Beckett la impugna afirmando que está muerto, aunque bien que después mariposea en vientres ajenos… al menos cuando cruzó la frontera, no iba solo.
Y no digo esto porque la hebefrenia advenida de Lucía me recuerde a Nijinsky, ni porque la imagine como una coreografía bidimensional y crispada del esotro, sinó porque me consta  que fue el correo de las grafías herméticas remitidas al Bardo James. En fin… porquerías de no invitados a la fiesta ¿Que fiesta? …La que organiza esta!

Para desencasillarme  hubiese experimentado en propias carnes el drama de Lucía. Y el del padre de la regia paliza. Después de esta aventura me interrogo ¿qué ha pasado que no guardo ningún reproche? Constato que todo el asunto se ha evacuado, el cuerpo resulta como una mondadura, lo siento como cáscara que cae. ¿Qué hostia nos indica esta escena? Hemos asistido a una misa singular donde el pan de la vida se sacraliza y se transubstancia. Lo ordinario es el material homérico y el tiempo, el ritmo y fluir de un jornada donde se concentra la reexpresión vital. No sólo se indica lo que pides sino para que lo pides, en el sumen de la síntesis... tijeras! Esa es la clarividencia, que ineluctablementa la modalidad de lo visible… y la causa del despeñamiento de destronado Finnegan desde el terco muro que se justifinculca en publico de uno a uno sin recibir respuesta… y por eso un día también tú puedes arrancar el teléfono de la pared y gritar estrábicamente:  El artista soy yo!

12 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Cuando dices el artista soy yo te refieres a ti o a ella? Eres un cabrón joyciano, tienes un poquito de artista no te lo voy a negar pero eres un cabrón. Invitame a cenar algún día.

    ResponderEliminar
  3. Te ruego Armatóstenes que expliques ese galimatias. Te reto a que demuestres al mundo que lo que escribes tiene algún sentido y no es un absurdo vacío como empiezo a sospechar.

    ResponderEliminar
  4. Pero Armatóstenes...al igual que diríamos a Wittgenstein con respecto a su Tractatus: ¿Es que no podrías escribir un poco mejor?

    ResponderEliminar
  5. jejjeje reconozco las fauces del León! En la siguiente entrada intentaba explicarme algo mejor que Wittgenstein

    ResponderEliminar
  6. Ai amigo Armastoasestastienes!!! ¿Quieres ascaso que el lenguaje te aleje del mundo manifiesto y te redima? Te lo repito, piribipipí piribipiposio: ¿Quieres por un ascazo que el lengruanaje sémico te transporte al-eje substranscendental del mun-2 mediante tu nostalgiable can-ticonmensurable a lo Moon Dog? Re-dímelo, pu favó!!! Save it all for me, pretty mama!!! ¿No avizorras que podemos manifestejarlo tan bien? Interesantes y ahora son tus tesis lucientes... Hostío!!! Que me falta la baja pArte liminar por leer. Pero te lo curas, que se contagia. Me siento en el trono y flatulentorreo culpablando traserrático y analítico hasta la distintansia por escapullarme de una puta vez!!!! Tío, tío...

    ResponderEliminar
  7. Razón tienes en ad-verterme sombra los pelingrosEros y Tanatosigadores jugos flatulentes del verbo, pero heces mal en lanzalzar más leñe a mi fuEGO y azuzarAzuar mi
    naziente a-dicción a las K-balas sésísmicas. Sepas que eS.O.S dos boca-2 consubstransZen dentales que has dejado en mi blog son el
    ...deli-ocioso sus(con)tento que alimenta la maña-na de mi hebefrenia lab-oral. Río y CelEbro tus comentarríos fluídos y su in(a)fluencia en o Miño estilo (està clar que en això tú estàs
    molt més que Llo bregat). Dejo de momento el haLago mientras buscojoder un aTajo que me llevele a algún lodo. Cualquier dia me dejo de lenguaretadas y reaprendo a bailar y a bibir. Que se corra la voz!

    ResponderEliminar
  8. Grandes tus volatienebras referencias flúmicas (con lo de Llo bregat aún me río de Janeiro) y los pelingrosEros y Tanatosigadores. La mismísima Voz corriéndose,como tú bien puntualizas. Danubriosa prosa y demonstruación de la lelocura que nos rodillea los meand(r)os neuropedos.TBO bahilando en ubreve, con pRisa y con PauSA.

    ResponderEliminar
  9. Armatostenes tiene un mensaje allá donde se inició todo.

    ResponderEliminar
  10. Sofrosínico estribano palustre, sublustre parrafrénesis espiroidal del caboloide (a)cartonado. Sólo un cenaoscuras semiténico tendrá el valor de re-re-leer el emburruñado zopencal que aquí se ex-im-pone (y que por poner no quede). Biblir y verrar es lo que vas a retomar cuando te pille cual cenutrio por la calle y te examine la cara de lucio lúmico que llevas a veces.
    Desde lo más profundo del charco donde habitan los jureles.
    Tu cucurrucucumeliiiiita requetemuakkkksss.
    Un besín caramelín con sabor a toffe con miel y chorizo(como te gustan a tí)

    ResponderEliminar
  11. Por cierto, el gobierno me ha concedido una beca para estudiar los diversos y variopintos modos castellanos de insultar a la peñita. No puede ser inventado y tampoco carecer de sentido. Ya he comenzado mi lista: ¿Me ayudas? Puedo pagarte a azote en el culo por cada insulto que me ofrezcas. Piénsatelo.

    ResponderEliminar